Kicillof otorga licencias excepcionales a empleados publicos.

El decreto entró en vigencia ayer y abarca a mayores de 60, embarazadas, enfermos de riesgo y madres y padres con hijos en edad escolar

Los empleados estatales bonaerenses mayores de 60 años, embarazadas, portadores de enfermedades consideradas de riesgo y madres y padres con hijos en edad escolar quedaron habilitados desde ayer a no asistir a sus trabajos y a realizar tareas asignadas en sus hogares. La medida quedó vigente para todos los regímenes y encuadres de la administración pública, con excepción de los trabajadores de salud y de fuerzas de seguridad, que deberán cumplir tareas en el marco del operativo especial desplegado en la Provincia para combatir la expansión del coronavirus.

La licencia excepcional otorgada es para 14 días corridos y «no se afectará la percepción de las remuneraciones normales y habituales, como así tampoco de los adicionales que por ley o convenio le correspondiere percibir a la persona trabajadora».